El cliente moderniza sus instalaciones y consigue ahorros superiores al pago del renting, logrando un impacto positivo en la cuenta de resultados sin realizar inversión.

Al final del contrato el cliente adquiere el 100% de los equipos en propiedad (a un precio simbólico) y se beneficia del 100% del ahorro.

El cliente implementa soluciones de iluminación de última generación y máximo rendimiento, con mantenimiento integral durante toda la vida del contrato (reduce también costes de mantenimiento).

El cliente gana un socio industrial más allá de un proveedor, volcado en el servicio y la ingeniería para lograr el máximo impacto, generando nuevas oportunidades de ahorro de forma permanente según avanza la relación.

El cliente adquiere conocimientos y formación continua para adaptar su organización e institucionalizar un sistema de gestión energética, con la opción de certificarlo bajo la norma de calidad ISO 50001